8.jpg

Serbia no esta de acuerdo con el despliegue de la misión de la Unión Europea (EULEX) en Kosovo si no obtiene antes la seguridad de su garantia de que sus condiciones para la reconfiguración de la presencia internacional en Kosovo han sido tomadas totalmente en consideración, dijo hoy el presidente serbio Boris Tadic.

“Estamos en proceso para mientras, nuestras condiciones previas para el despliegue de la EULEX son aceptadas en las declaraciones y formulaciones de los funcionarios de más alto nivel de la UE.

Sin embargo, antes de que obtengamos garantías en papel, no se puede llegar a ningún acuerdo”, dijo Tadic a la agencia oficial de noticias Tanjug en una entrevista.

Tadic dijo que Serbia está negociando la reconfiguración de la presencia civil en Kosovo solamente con las Naciones Unidas las cuales no han sido terminadas en lo concerniente a tres condiciones previas para el despliegue de la EULEX.

Según funcionarios serbios, las tres condiciones previas son las siguientes: el despliegue de la EULEX debe ser aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU; la misión debe permanecer neutral en lo referente al estatus de Kosovo y, la misión no tiene nada qué ver con el plan del enviado de la ONU en Kosovo Martti Ahtisaari, quien definió el estatus de Kosovo como una independencia supervisada internacionalmente.

El director para Balcanes Occidentales de la Comisión Europea, Pierre Mirel, afirmo el viernes en Belgrado que la Unión Europea aceptó las condiciones de Serbia para el despliegue de la EULEX en Kosovo.

Sin embargo, el enviado especial de la UE para Kosovo Pieter Feith dijo el sábado que la declaración de Mirel sobre la misión EULEX no es la postura oficial de la Unión Europea.

La misión de la EULEX consistirá de 2.000 oficiales de policía, jueces y oficiales de aduanas a cargo de la aplicación de las leyes en Kosovo.