viaje-kosovo.jpg

El presidente de Serbia en su visita a Kosovo no obtuvo un cálido recibimiento precisamente por parte de los ciudadanos, ya que las protestas fueron notables, incluso algunas personas lanzaron piedras contra el presidente de Serbia. La reacción se puede entender debido a que Kosovo quería ser independiente y el presidente no lo puso fácil durante el proceso en el que Kosovo se separó de Serbia hace unos años y ahora es una persona que no gusta en Kosovo.

Está claro que el presidente de Serbia no es bien recibido en Kosovo, entre otras cosas porque no quieren tener nada que ver con Serbia y por ello este recibimiento tan poco hospitalario. La historia del presidente de Serbia con Kosovo no es muy buena desde que que Kosovo formaba parte de Serbia y ahora que los albaneses tienen el control no es precisamente una persona muy bien recibida. Muchas personas de Kosovo vieron esta visita como una provocación y lógicamente tuvieron una reacción bastante contraria, aunque tirar piedras no es precisamente algo muy civilizado ni se debe permitir.

Esta visita del presidente estaba condicionada, ya que no se quería que el presidente hiciera declaración alguna sobre Kosovo ni sobre Serbia. No parece que las relaciones entre Kosovo y Serbia puedan mejorar a corto ni medio plazo, en especial mientras que el actual presidente siendo el máximo mandatario de Serbia. No ha sido precisamente una visita muy amistosa la que ha realizado el presidente de Serbia en estas fechas y seguro que se lo pensará dos veces antes de volver.

Vía | Elcomercio
Foto | Flickr