2.jpg

En la biografía del escritor serbio Goran Petrovic figuran dos datos erróneos: que trabaja como bibliotecario en la ciudad de Zica, como aparece en la contraportada de sus libros, “y uno mucho mejor, que nació en 1964, cuando en realidad fue en 1961, así que soy tres años más joven”, expreso el escritor.

Su escritura también es joven: su primer libro se publicó en Serbia en 1989, y ahora tiene una obra que incluye novelas, cuentos cortos y un libro que recopila algunas de las columnas que escribe en un diario local y que aún no ha sido traducido al español.

Su obra más fresca es en castellano, publicada por la editorial Sexto Piso, se titula Diferencias, y se presentará este jueves en el Museo de Arte Carrillo Gil, a las 19:30 horas. Después, el autor de Atlas descrito por el cielo viajará a Oaxaca, Puebla, Querétaro y la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Diferencias es el pretexto para una charla con La Jornada.

“Es un libro que no es unidireccional. Una de esas direcciones es la diferencia de lo que es el mundo y cómo lo percibimos o nos descemvolvemos de manera individual. Otra diferencia es lo que realmente somos y lo que nos agrada pensar que somos; otra es que en el mundo de hoy, cada día hay menos diferencias. Creo que la literatura, entre otras cosas, nos hace diferentes, y esa es una diferencia positiva”.

El libro está formado por cinco cuentos con fuerte carga autobiográfica, en especial el primero, “Encuentra y marca con un rueda”. Ahí, Petrovic anotó: “me desplomaría del miedo si no escribiera”.

Eso, dice en la entrevista, “es completamente autobiográfico. Es el párrafo que leo cuando presento el libro en Serbia. Para mí la literatura sí es un poquito eso, un lugar donde me siento más seguro. Como dice el cuento, a veces me aferro al lápiz”.